Tener dinero, te brinda seguridad y genera una emoción satisfactoria, pero esa sensación en muchos casos solo dura los días de quincena.

El dinero es para gastar

Por otro lado existe la frase muy sonada, “El dinero es para gastar”, en muchos casos esta frase es heredada por nuestros padres o abuelos.

El motivo de esta frase es debido a la satisfacción que genera comprar ropa, tecnología, viajes, perfumes, etc.

Realmente cualquier cosa que se atraviese con la portada de “aprovecha los descuentos”.

El dinero si compra felicidad

Comprar genera felicidad a corto y largo plazo, según  estudios realizado por la Universidad de British Columbia.

Argumentan los científicos Aaron Weidman y Elizabeth Dunn que comprar chamarras o patinetas genera mas felicidad a corto o largo plazo.

Aprender a gastar es el problema

Hay cosas que compras que generan más felicidad que otras, las cuales haces hasta lo imposible por tenerlas.

Lo complicado es decir que no a las cosas que realmente no necesitas, aquellas que su felicidad o utilidad no pase de 1 mes, para evitar caer en el vicio de las tarjetas de crédito.

Te recomendamos separar un porcentaje de tus ingresos para estos gastos lujosos y así evitar caer en el estrés de pagar tarjetas de crédito.

Para gastar con más tranquilidad en tus finanzas personales, tu porcentaje de ahorro debe ser igual o mayor a tu porcentaje de gastos lujosos.